Postales desde el quinto B, número 27

Hay momentos en los que lo único que se me pasa por la cabeza son preguntas. Preguntas a las que puedo dar muchas respuestas. Tantas como tiempo me pase dándoles vueltas. Así que esta semana no traigo ninguna historia, anécdota o reflexión. Solo me apetece hacer preguntas. Algunas son muy tontas, como: ¿cuántas personas me leerán desde un portátil al que nunca nadie ha quitado las pegatinas que describen sus características? Otras tienen que ver con el paso del tiempo: ¿habrá alguien esperando a que llegue esta postal? Y si hay alguien, ¿estará esperando recibirla desde hace una hora? ¿Importa de verdad la hora de envío o recepción? Algunas tienen que ver contigo: ¿me habrías escrito si al llegar el sábado no hubieses recibido esta postal? Otras tienen que ver con los demás: ¿qué pensarán las personas a las que tengo pendiente responder un email, cuando reciben de mí un mensaje sin relación alguna con el que esperan? También me pregunto por el formato: ¿y si en lugar de una foto, esta postal contuviese un dibujo? ¿Se habrán convertido ya los enlaces de debajo del texto en paisaje? ¿De los tres elementos que forman la postal, a cuál renunciarías?

A.


🎭  Fariña

🎵  Que mal vai ter?

🎞  Demasiadas Mujeres

📰  El hombre de los dados

💭  Negociar la cifra del salario