Postales desde el quinto B, número 11

La semana se me ha escapado como arena fina entre los dedos. Tan rápido que todavía necesito algo más de tiempo para poder hacer todo lo que me queda pendiente. Pero no quisiera convertir esta postal en una extensión de mi agenda. Quizás, esto sea un síntoma de la progresiva vuelta a la normalidad. Cada vez hacemos más salidas a la calle, algunos días estoy yendo a la oficina, he quedado en terrazas y he vuelto al teatro. Aunque, por momentos, olvido que el tiempo es limitado.

En la postal número 10 escribía sobre las contradicciones; en la número 6, sobre la dicotomía: ensayo versus novela. Últimamente, le doy bastantes vueltas a conceptos que se oponen. A polos opuestos de un tema. No es reciente, si bien, hay uno que tiene especial fuerza en mi vida. Se trata de la dicotomía entre lo nuevo y lo conocido. La tensión entre descubrir lo que vendrá o profundizar en lo que ya ha pasado o incluso ha sido olvidado. A veces me pregunto: ¿si tuviese que elegir, con qué me quedaría? ¿Atendería a la sabiduría popular de más vale bueno conocido, que malo por conocer? ¿O me quedaría —como en la fotografía— con la intersección que se produce cuando la renovación del pasado es un lienzo (casi) en blanco para lo que está por venir?

A.


📸  Ignacio Pereira

🎵  Sensaciones

🎭  Sea Wall

🎞  Bien:(

🖼  Vela